Pablo de María 1172
Coronel Mora 485

Nuestro equipo de trabajo
está formado por:

Sra. María Cristina Álvarez

Coordinadora General

Dra. Geriatra Graciela Acosta Fernández

Dirección Técnica

Lic. en Psicología Fabiana Manzur

Gerontóloga

Cr. Santiago López

Contador

Acompañan a este equipo un amplio staff de técnicos especializados, que cuentan todos ellos con una vasta experiencia en el desempeño con adultos mayores.

La cocina de nuestro hogar está a cargo de Cocinera especializada en los distintos regímenes. Contamos con enfermería en todos los turnos, y la colaboración de cuidadores entrenados con cursos en el cuidado de adultos.

Nuestras casas cuentan con un importante número de personal, para poder atender de forma adecuada al número de residentes.

Historia

Casablanca comenzó a dar sus primeros pasos en octubre de 2002. Este proyecto se inicia impulsado por el deseo de brindarle al adulto mayor un lugar que contempla los cuidados necesarios para vivir su vejez acompañado de sus pares y asistidos por excelentes especialistas. Su gestora Cristina Alvarez con años de experiencia personal en el trabajo con adultos mayores, da forma esta iniciativa.

Humanidad, esfuerzo y calidad en el cuidado del adulto mayor son sello de su Directora, y constituyen a diario el eje que produce movimiento y nuevos desafíos.

En sus comienzos Casablanca cuenta con una sola casa, ubicada en Coronel Mora 485, donde se recibían a todos los residentes. Dado que con ellos y para ellos aprendemos, surge la necesidad de generar dos casas más, con propuestas diseñadas en función de la situación física, mental y afectiva de cada etapa por la que transitan.

Inicia así un espacio creado para las situaciones más delicadas que requieren mayor atención como es la casa ubicada en la calle Pablo de María 1172. Al mismo tiempo, se abren las puertas de Casablanca para residentes autoválidos ubicada en Coronel Mora 473. Esta tercera casa fue pensada y diseñada para aquellas personas que conservan sus posibilidades físicas y psíquicas pero necesitan de un servicio de atención y cuidado. Queda así la casa fundadora destinada a aquellos residentes en un estadio intermedio, no siendo autoválidos pero que aún conservan un estado de lucidez que les permite participar de determinadas actividades, realizar paseos e interactuar de manera coherente con sus pares.

Casablanca da pasos certeros, tomados a conciencia y con conocimiento, brindando afecto y dedicación atendiendo a los cambios de cada uno.

Pasado construido y andado que supone la acción denodada en el presente y la apertura al futuro que requiere imaginación y creación siempre.